Ministros extraordinarios de la Sagrada Comunión

Los feligreses ayudan con la distribución de la Eucaristía (Cuerpo y Sangre) en las Misas de días de semana, fines de semana y Días Santos. Los Ministros Extraordinarios de la Sagrada Comunión (antes conocidos como Ministros Eucarísticos) deben tener 18 años de edad, haber recibido el Sacramento de la Confirmación en la Iglesia Católica y, si están casados, deben ser reconocidos por la Iglesia. La formación está en curso.

Por "extraordinario" no queremos decir especial, distinguido o apartado. Los ministros ordinarios de la Eucaristía son los sacerdotes y diáconos. Principalmente, los ministros extraordinarios de comunión ayudan con la distribución de la Sagrada Comunión, en ambas especies, y a menudo se les pide que preparen la Misa y limpien los vasos después de que hayan sido purificados por el sacerdote o el diácono.  Quienes están llamados a este ministerio deben, ante todo, saber estar verdaderamente presentes a los demás en el momento que tienen. Son hermanos y hermanas en este mismo cuerpo y sangre que comparten, y no solo hablan de su propia fe al decir "cuerpo de Cristo", sino que invocan la fe del que los recibe. También pueden llevar la Sagrada Eucaristía a quienes están confinados en sus hogares, en hogares de ancianos u hospitales, o en prisión. Para ser Ministro Extraordinario de la Sagrada Comunión, debe ser católico romano, tener al menos 16 años de edad y haber recibido los sacramentos del Bautismo, la Confirmación y la Eucaristía.  Se ofrecen sesiones de formación y capacitación para el ministerio durante todo el año con la expectativa de asistencia regular.


Se requiere capacitación para convertirse en Ministro de la Eucaristía. La formación se ofrece en la parroquia.

Si desea unirse al ministerio, llame al 847-455-1100 y pregunte por la Sra. Mary Caronti